¡INVENTEMOS LA ESCUELA QUE QUEREMOS!


El mundo cambia a un ritmo acelerado y nuestro alumnado es cada vez más diverso. Ha llegado el momento en qué demos u paso más a nuestras reflexiones sobre ¿qué escuela del futuro nos espera? Debemos preparar al   alumnado para ser buenas personas  preocupadas por los problemas sociales, afrontar lo inesperado y poder desenvolverse en un entorno lleno de incertidumbres para resolver las dificultades y aprovechar las oportunidades, siendo líderes creativos y trabajando en equipo.

Durante estos tres intensos y magistrales días hemos vivenciado en primera persona espacios de trabajo compartido, semilleros de talentos individuales que fomentan la cooperación para la resolución creativa de problemas. …se ha creado un “colaboratorio“ donde al igual que los grillos en su cantar, hemos encontrado la armonía del lugar y de todos los participantes, dando belleza a obstáculos y dificultades y convirtiendo en una obra de arte arrugas de historias para no contar por el dolor causado, pero que nos marcan el camino para relatar lo vivido , centrándonos en nuestros deseos y desarrollando así una Mentalidad de Crecimiento.

Hemos comprobado que se aprende fuera de cuatro muros y que la puerta al aprendizaje está en cualquier lugar que tú la pongas…porque si queremos que lo aprendido esté presente en nuestro recuerdo hay que vivenciarlo en un entorno emotivo y lleno de sensaciones compartidas.

Ha sido gratificante descubrir que somos más de los que creemos y que estamos superando barreras y obstáculos a través de soluciones creativas, sin olvidar que la Escuela no está para preparar para la Vida, como si fuera un ente que vive ajeno a ella.

La Escuela debe ser Vida ya que es de los lugares que más vida alberga, vida chispeante, con ilusiones, sueños, sonrisas, pasiones…

Me conformo con inventar la escuela que queremos, adaptada al presente y no anclada en el pasado, sólo así  podremos visualizar con mayor claridad la escuela del futuro, porque CREER ES CREAR…y yo creo que una Escuela Creativa es posible, donde las emociones, las risas , la solidaridad y el ingenio son protagonistas, donde el alumnado desee ir a la escuela y lo eche de menos recordando lo vivido.

GRACIAS ALFREDO, VANESSA Y A FAD por activar el deseo de cambiar la Escuela y cambiar el mundo. Escuelas de Creatividad ha supuesto trazar nuevos caminos que nos llevarán seguro a la Escuela Soñada porque el Educar, Aprender y Enseñar debe suponer una aventura en la que disfrutar aprendiendo debe ser una premisa, de esta forma y sin presiones, podemos dar rienda suelta a nuevos proyectos e ilusiones que quedarán marcadas para siempre en nuestro alumnado para que, como dice Freinet, construyan mañana el mundo de los sueños, en el que todo puede ser posible y para ello no podemos quedarnos parados, cansados y desalentados en la encrucijada de los caminos.

¿Este es el futuro de la Escuela qué queremos?

Mª José Robles Fernández

Educadora de la Creatividad

IES Monterroso (Estepona-Málaga)