WhatsApp, una herramienta pedagógica para la enseñanza de Historia


En el Colegio Madrigal de Fuenlabrada (Madrid), padres, , madres, alumnos, alumnas y docentes han compartido la siguiente experiencia didáctica que demuestra como la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp puede integrarse en el aula con éxito, en este caso en clase de Historia. Nos cuenta todos los detalles Antonio César Moreno Cantano, el docente al que se le ocurrió la idea.

“Queriendo romper la visión a veces pesimista y unilateral que supone la relación profesores-padres-WhatsApp, hemos querido combinar todos estos elementos para el aprendizaje y repaso de temas de la asignatura de Geografía e Historia. Sólo desde un cambio metodológico y de enfoque considerábamos que cada una de estas partes combinadas de manera adecuada podían dar (como así fue) un resultado totalmente positivo”.

WhatsApp como herramienta de comunicación.

Lo primero que hice fue explicar la propuesta al alumnado para, a continuación, mandar una circular informativa a los padres señalándoles que en una fecha y hora señalada deberían conectarse con sus hijos con el móvil a través de WhatsApp: les hice llegar una serie de preguntas a partir del esquema-resumen que con anterioridad habían trabajado en casa a partir de los apuntes y libro de texto.

El desarrollo de la actividad constó de las siguientes instrucciones (texto extraído literalmente de la circular remitida a las familias):

  1. En la hora precisada vuestros hijos e hijas os mandarán un mensaje para poder empezar la actividad: “PADRES Y MADRES, YA ESTOY LISTO”.
  2. Seguidamente, deberéis contestarles únicamente mandando una foto del resumen o esquema con el que habéis trabajado conjuntamente para repasar.
  3. A partir de aquí dará comienzo el juego-aprendizaje. Os enviarán un emoticono con el pulgar levantado y deberéis plantearles una breve, pero compleja pregunta sobre el tema 6 (La Europa del Renacimiento y los Reyes Católicos). El alumnado tendrán sobre la mesa únicamente sus móviles, no habrá apuntes, por tanto, deberán haber estudiado antes.
  4. Si saben la respuesta, os la mandarán (ya comprobaré yo más adelante si son correctas mediante capturas de pantalla que remitirán a mi correo electrónico). En caso contrario, mostrarán un emoticono con cara triste o llorando. Entonces, deberéis plantearle otra cuestión. El alumnado conseguirán mejor nota en dicho trabajo si en el tiempo de la actividad (unos 20 minutos como máximo) pueden contestar correctamente 10 preguntas.
  5. Si algunos padres y madres no pueden conectarse (por cualquier motivo) podrán recurrir a otro familiar para el desarrollo de la actividad. Si tampoco se diese esta posibilidad se creará la figura del asistente (estudiante que ayudará a otro al que sus padres y madres si le pueden plantear las preguntas desde su móvil).

Objetivos y evaluación de la actividad. 

  • Desdramatizar el uso del móvil. Siguiendo unos parámetros bien definidos se puede convertir en una herramienta muy potente para la educación.
  • Combinar las Nuevas Tecnologías con el estudio de la Historia.

Los criterios de evaluación utilizados fueron:

  • Complejidad y detalle del esquema-resumen del tema 6 trabajado conjuntamente por padres y alumnos.
  • El grado de dificultad de las preguntas planteadas.
  • La respuesta del alumnado.
  • Las capturas de pantalla que el alumnado pegará en un documento de texto y que el profesor revisará detalladamente.

En el siguiente vídeo, Antonio César Moreno explica más en detalle esta experiencia en la que la aplicación WhatsApp se convierte en una herramienta pedagógica: https://youtu.be/nuphTQOgzp8